De qué va esto

cuentos de pájaros... o no


martes, 15 de marzo de 2011

(In)oportunismo nuclear

Tsunami es un invento japonés, uno de tantos, sólo que éste no es tecnológico, y me refiero a la palabra. La RAE lo define como ola gigantesca producida por un seísmo o una erupción volcánica en el fondo del mar. Así que ya te puedes imaginar lo asumido que lo tiene esta gente, y lo preparados que están, material y sicológicamente. Aunque cuando la Madre Naturaleza dice aquí estoy, no hay nada que hacer. Por cierto, es la Madre peor querida por sus hijos.

[Leiva Design]
El tsunami japonés ha derivado el protagonismo a lo nuclear. Y es lógico. El debate se ha extendido por todo el mundo puesto que una vez más se ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de las centrales nucleares, por mucho que quieran vender su seguridad. Los pronucleares contraatacan criticando el oportunismo: que ahora no es el momento, que primero es ver qué pasa, que no podemos prescindir de lo atómico, que en España nunca va a ver tsunamis, que si somos deficitarios en energía…

Incluso esta mañana, un médico-locutor de radio, de onda cero (por cierto, bien puesto el nombre) para más señas, de arte y grasssia torera, gomina y puro en ristre, decía que prescindir de nucleares significa dar más protagonismo a Gadafi. Hombre, se puede manipular a los radioyentes de muchas maneras, pero es que eso sí es oportunismo, barato y de mal gusto.