De qué va esto

cuentos de pájaros... o no


viernes, 6 de septiembre de 2013

Pon un bisbita en tu vida


Andábamos aparcando el reducido utilitario cuando de repente surgió un pájaro enfrente nuestra. Al principio no le echamos más cuentas de lo normal. Será un gorrión, que es lo propio de estos lugares tan humanizados, pensamos al unísono. Pero tenía un aire era más estilizado y esa forma de moverse… Con los pies en el suelo y los prismáticos acoplados en su natural posición, comprobamos al instante su pertenencia al maravilloso mundo de los bisbitas.

Señoras y señores, era un bisbita caminero, ya lo creo, el primero que se cruzaba delante de mis Nikon. La emoción de un nuevo hallazgo me impidió desenfundar la cámara de bolsillo para registrar el momento histórico. Al cabo de un rato, como si de un tagarote cualquiera se tratara, el bisbita no sólo seguía allí sino que se acopló con algún otro, buscando entre los coches algo para llevarse al pico.

Ya lo decía bien la guía, es una especie muy confiada. Uno, que está más acostumbrado al bisbita común y al campestre, no hubiera pensado nunca en ese grado de descaro. Así que me acordé de mis amigos fotógrafos, que hubieran retratado primeros planos del ojo o de las uñas. Yo sólo me conformo como mi rudimentario móvil o la cámara de juguete, pero aún así pude testimoniar tan feliz encuentro.

Con el paso de los días comprobamos que el bisbita caminero era el pájaro más vil de Lanzarote, sólo superado por tórtolas turcas, cernícalos vulgares y gaviotas patiamarillas. Pero el encuentro del primer día, en el parking de los Jameos del Agua, quedará para siempre.