De qué va esto

cuentos de pájaros... o no


domingo, 15 de mayo de 2016

Falaropo picofino


¡Míralos, allí están!, le dijo la avezada ornitóloga al supuestamente más experimentado ornitólogo. ¡Son dos machos!... ¡espera, también hay una hembra! –respondió éste emocionado-.
Error de principiante (o de veterano, que es más grave). Los falaropos picofinos son poliándricos, al igual que ese fantasma llamado torillo andaluz, y son las hembras quienes se visten con sus mejores galas para conseguir machos de calidad, y eso incluye que sean buenos incubadores y mejores padres. Solo ellos serán los encargados de la crianza. Entretanto, la hembra volverá a aparearse con otro, poner nuevos huevos, y si te he visto no me acuerdo.
Pues sí, gracias al amigo Sarry, otra vez, pudimos localizar a tres individuos in extremis, cuando estábamos ya abatidos, la luz mermaba, empezaba a llover y el viento se encargaba de pulverizarnos el rostro.
Nada de eso importa. Los vimos.
[Escalofriante imagen de uno de los tres falaropos localizados]

[Este sí ¡eh! Lástima que la foto no sea mía. Tomada de la web de SEO, gracias]