De qué va esto

cuentos de pájaros... o no


lunes, 4 de noviembre de 2019

Mosquitero bilistado

Llevaban varios días apareciendo mosquiteros bilistados en diferentes puntos de la península, pero seguía faltando en Córdoba, donde sólo contaba con una observación anterior hace pocos años. Sin embargo, fue ayer cuando el amigo Diego Peinazo volvió a encontrarlo. Tenía que ser él, claro está, los ojos que siempre miran al Guadalquivir. En esta ocasión se trata de un excelente ejemplar, con un plumaje impecable, y una pose y proximidad que permite a los fotógrafos disfrutar tratando de capturar alguna imagen de calidad. Aquí dejo un par de ellas que me ha pasado mi amigo Fernando Díaz, al que nada se le resiste.

Foto de Fernando Díaz
Foto de Fernando Díaz 
Recordemos la importancia de una observación como ésta en plena ciudad de Córdoba. El mosquitero bilistado nidifica principalmente en Siberia, aunque llega a la Rusia europea, norte de China y Mongolia. Inverna en el sureste de Asia, desde Nepal y el sur de China hasta la Península Malaya. Así que verlo en España, aunque ya no es tan raro como hace algunos años, sigue siendo una suerte para el ornitólogo. Y observarlo al lado de tu casa, todo un placer.

sábado, 19 de octubre de 2019

La cigüeña blanca en el Alto Guadiato

Trianoi es la revista de la Sociedad Cordobesa de Historia Natural, una asociación que pretende generar conocimiento y divulgar los valores naturales de la provincia. El primer número cuenta con un artículo en el que se presentan los resultados del censo que hicimos en el año 2017 en la comarca del Alto Guadiato, la parte noroccidental de la provincia que incluye a la ZEPA del mismo nombre.





El artículo completo y todos los publicados hasta la fecha puedes descargártelos en el siguiente enlace:
https://socohina.org/trianoi/







viernes, 18 de octubre de 2019

Aves que veo en invierno

No son las que yo veo sino las que ve el magnífico dibujante y ornitólogo Lars Jonsson desde su casa en la isla sueca de Gotland, donde tiene la gran fortuna de vivir. Recomiendo encarecidamente este libro. No puede faltar de ninguna manera en la biblioteca de cualquier pajarero o pajarera que se precie. A disfrutarlo toca.



Mi agradecimiento a la editorial Errata Naturae, por cierto, muy recomendable, por haber tenido la iniciativa de publicarlo en castellano.

domingo, 6 de octubre de 2019

Aves de paso por la ciudad

En estas fechas es fácil ver algunos paseriformes en paso de camino a los lugares en los que van a pasar el invierno, allá por África. Un lujo observar en plena ciudad a tarabillas norteñas, entre otras. Ésta de la imagen se quedó unos pocos días en el parque de Miraflores para retomar fuerzas con los insectos del Guadalquivir, una despensa con garantías.
 
Tarabilla norteña


Papamoscas gris
 

viernes, 4 de enero de 2019

Chova piquirroja

Una mañana cualquiera de invierno en un paseo cualquiera por el embalse de Guadiato, no puedes esperar cualquier sorpresa. Lo de siempre, ánades reales, algún cuchara, garzas reales, andarríos chico, y rezagados zampullines. No mucho más. Pero hoy no, una mañana cualquiera, ha aparecido un bando de 40 chovas piquirrojas, ni una más ni una menos, alimentándose un buen rato en el pasto que sorprendentemente se ha librado del brazo del tractor.





domingo, 30 de diciembre de 2018

Albufera: punto y final del pajareo 2018

La tremenda niebla que ha ocupado gran parte de España estos últimos días del año nos ha llevado a terminar el pajareo de 2018 en la Albufera de Valencia. El aliciente añadido y objetivo principal ha sido el carricerín real además de, por supuesto, conocer un poco mejor este mítico humedal ibérico.

Reconozco que nos ha costado bastante dar con el susodicho. Teníamos como referencias buenas los "tancats" que se han recuperado como hábitats naturales (más o menos), pero una mala planificación nos ha llevado a encontrarnos con las puertas en nuestras narices. Cerrados a cal y canto. Así que nos hemos quedado con las ganas. Otra vez será.


Aprovechamos el sonado fracaso para visitar el Marjal dels Moros, un humedal próximo a Sagunto, que ha compensado, con creces, las dificultades de la Albufera. Dimos con el carricerín, después de muchas fatigas, visto a dos metros de distancia, y ello a pesar de los numerosos paseantes y ciclistas que allí se citan los fines de semana. Así que como recompensa cayó un exquisito arroz en un bar situado al borde mismo del marjal. Muy recomendable.

Lugar donde observamos el carricerín real (Marjal dels Moros)

Atardecer en la Albufera desde el Tancat de la Pipa

miércoles, 19 de diciembre de 2018

Limícolas arborícolas

Lo había visto en la tele, lo había leído en libros y en alguna que otra guía de pájaros, pero me faltaba el remate. Como todo en la vida, no hay nada mejor que contemplar las cosas in situ, por mucho que te cuenten, por mucho que imagines. Allí estaban, en la copa de los pinos, algunos limícolas, cual oteadoras rapaces, manteniendo el equilibro a duras penas con sus zancudas patas, haciendo música con el fluir del viento.

Andarríos bastardo en plena taiga


sábado, 15 de diciembre de 2018

A la rica peste

Isla de Hornoya, a escasos 10 minutos de la península de Varanger en lancha (o algo así), tiempo más que suficiente como para marearme. Es mi lacra... una de ellas. Tambaleándome piso tierra firme. Un olorcillo inunda la pituitaria. Lo que faltaba. Miras al cielo y todo se olvida. Un millón de pájaros... o más. ¡Estos andaluces!







Araos comunes y de Brünnich, junto a gaviotas tridáctilas


 

jueves, 13 de diciembre de 2018

Una auténtica charranada

Te bajas del coche y decides dar un paseíto muy breve hasta la cercana playa. Coges un bocata para acallar las tripas. Andas despacio, sin perder de vista el horizonte, atento a los allí abundantes pigargos, y de repente aparecen en mitad de la nada cientos de pájaros. De dónde, del suelo. Son charranes, comunes y árticos, que muy enfadados, y con toda la razón, te atosigan "Hitchcockriamente", por lo que decides darte la vuelta de inmediato por razones obvias. Cosas de la tundra.



Charranes ostigando a un intruso peligroso, un págalo rabero

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Lechuza gavilana

Sí, ya lo sé, soy un antiguo, ahora es cárabo gavilán, pero me gusta más el nombre "de toda la vida". Recuerdo cuando empecé en esto de los pájaros, hace "x" años, que en mi Bertel Bruun aparecía un excelente dibujo de este animal, con el pensamiento, a renglón seguido, "qué lástima que no voy a ver nunca a este bicho". 33 años después -vaya hombre, se me ha escapado- he podido disfrutar a placer con este magnífico pájaro en un sitio nada idílico, una carretera, eso sí, una que te lleva directamente a uno de los extremos del mundo, Varanger.